Posteado por: jonkysit | 11 abril, 2007

Me cago en la alteación sanguínea primaveral.

Antecedentes:

El otro día me topé con una de esas limitaciones con las que te encuentras regularmente cuando hablas en un idioma que es el de uno. Estábamos en la oficina hablando sobre una cierta jefa (hablando mal, se entiende), y me encontré con que no sabía cómo decir que la tía me da grima o que me da dentera. Pensé que sería cosa de mi propia ignorancia, como suele pasar, así que pregunté por la palabra explicando como pude, por gestos y con ejemplos, qué era lo que quería decir. Conseguí la expresión: “Something gets through you”, pero me dicen que no hay una palabra en inglés para describir esa sensación y que hay que tirar de la frasecita.

El problema:

Pues resulta que la jefa esa de la que estábamos hablando es una de esas personas que te dan la sensación de ser totalmente artificiales, con la sonrisa forzada constantemente en la cara y con un ojo bizco que es de lo más incómodo; aún hoy mismo he llegado a la conclusión de que la única manera de hablar con ella es mirarla a la cara en general, y no a los ojos como a cualquier otra persona. Con una nariz que no se la deseo a nadie; de fisionomía que podríamos denominar “retaco”; y eso sí, cada teta más grande que su cabeza.

Pues el caso es que la tía se me sentó enfrente el otro día y me empezó a interrogar por mi vida y mis aficiones. Y que se dónde vives. Y que si ay, pues mira, yo vivo ahí cerca… en fin. ¡Y mira que hay tías en la oficina a las que contestaría gustoso a todas esas preguntasy haría yo otras varias! Pues nada, oye, que no hay manera. Tiene que ser el esperpento tonto éste el que demuestre interés.

La solución:

La más absoluta indiferencia. Respuestas cortas y si es posible monosilábicas. Funciona a las mil maravillas, oye. Y ya me jode, porque no está el asunto para andarse con ciertos excesos, y ya decía mi abuela que con las cosas de comer no se juega. Pero no, a pesar de todo me niego. Desde aquel interrogatorio… ¿cuál es el antónimo de “sutil”? Desde aquel interrogatorio descarado solamente ha habido una segunda aproximación en la que fue fácil reafirmarse, y desde entonces parece que se le pasó el apuro y yo ya duermo mejor.

Y al final la vida sigue, la puñetera, por donde solía.  Si por lo menos la tía me metiera mano podía poner una denuncia por acoso y sacarme una pasta.  Pero no, me temo que ni eso.  De momento no hay novedad en el frente Norte…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: