Posteado por: jonkysit | 27 febrero, 2007

¿Tú compras discos?

Escribo esto azuzado por este post que me ha traído de vuelta a la memoria un cabreo de hace algunos años. La cosa es que alguien de la universidad de Chicago sin nada mejor que hacer ha publicado por lo visto un estudio en el que demuestra que la descarga de archivos no afecta a la venta de discos. Mi primer cabreo al respecto me lo trajo un estudio equivalente de Harvard, sobre el que leí en su momento y en el que no había vuelto a pensar.

En mi experiencia personal está claro que la posibilidad de adquirir algo gratis afecta a mi predisposición a pagar por ello. He tenido esta conversación con mucha gente y me dicen que ellos sólo compran algo que realmente les gusta; pero no compran por una mal entendida (desde mi punto de vista) Justicia que les llevaría a querer pagar al artista, sino porque quieren tener el disco original. Todos se escudan en el tema de las fotografías de la portada del disco y cosas de estas, pero luego resulta que junto a esas estanterías llenas de CDs no encuentras un libro de fotografías ni queriendo.

Yo era de los que se gastaban su dinero en discos. Los amigos se iban a esquiar en Semana Santa; yo me compraba discos. Recuerdo claramente ir a colocar unos carteles a la universidad en plena nevada, y repartir una publicidad, para al final de unos días cobrar 18.000 pesetas (108€), e irme inmediatamente a la tienda de discos a gastarme 20.000 (120€). Aquella vez en concreto recuerdo que me compré entre otros los 3 discos del recopilatorio en directo de Bruce Springsteen & The E Street Band. ¡Qué terde gloriosa! En total mi colección de discos rondaba los 350, y el último que me compré fue el magnífico Dirty deeds done dirt cheap de AC/DC. De ese extremo he pasado a no comprarme absolutamente nada, y tengo más música de la que podía haber imaginado. Me siento estafado por todo el dinero que tiré en discos, y liberado por no depender ya de ellos. Mis discos están en cajas en el trastero y dudo que las vuelva a abrir jamás. Yo no quiero trozos de plástico, sino música.

No comprendo qué lleva a un grupo de personas inteligentes (supongo que lo sean) a dedicar un sólo minuto de su vida a esa investigación. Me recuerdan a aquello de la película Gracias por fumar; en ella, se habla de un señor contratado por la industria tabaquera para dirigir un instituto de investigación sobre el tabaco, desde el que sacar estudios que negasen sus efectos negativos para la salud. Se dice de este señor algo así como:

Es un tío genial: es capaz de demostrar que la fuerza de la gravedad no existe.

Pues estos “estudios” de gente muy sesuda, lo mismo. Lo que es evidente no necesita demostración, y ya pueden ponerse de acuerdo todos los magníficosrectores de todas las tristesuniversidades del mundo, y publicar y firmar todos juntos una declaración formal al respecto, que no me convencerán. Las descargas de música se están cargando la industria discográfica. Y me alegro. El que quiera mi dinero que venga a dar un concierto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: