Posteado por: jonkysit | 26 febrero, 2007

El acatamiento.

Debería estar en la cama hace ya un par de horas, pero me acabo de acordar de algo que no puedo dejar de escribir. Es sobre aquello de “acatar” la sentencia que escribí tres entradas más abajo. Me vino a la cabeza hace un par de días que a esa entrada le falta la conclusión. Es decir, vale, la gente habla de acatar la sentencia y eso no tiene sentido, ¿y qué?

La importancia que tiene esto es que la gente a base de hacer lo que creen que es acatar, siendo una palabra que suena enjundiosa y con empaque, termina por no criticarla. Y eso es muy distinto. No se puede dejar de criticar las sentencias, ni las leyes, ni siquiera las homilías. Hay que criticarlo todo por definición, porque nada está exento de error. El único infalible es el papa, que lo es básicamente por definición, pero nada más.

Y esto me enlaza muy bien con dos asuntos: uno hablar de Karl Popper como ya anuncié en la otra entrada, que me temo que no será hoy pero que queda pendiente; y otro, por aquello de predicar con el ejemplo, seguir repasando la Constitución. Por lo menos esto último pienso hacerlo inmediatamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: