Posteado por: jonkysit | 18 febrero, 2007

La adaptabilidad de las palabras.

Hay un cierto aspecto de la escena política española que me llama poderosamente la atención desde hace mucho tiempo: cómo se juega con las palabras hasta que pierden su significado y quedan definidas únicamente por el uso que se hace de ellas. Probablemente tenga mucho que ver con la escasez de medios de comunicación y la actitud becerril de los votantes, no lo sé. En cualquier caso lo que está claro es que sucede (y me temo que no solamente en España).

Voy a centrarme solamente en dos palabras. La primera es “franquismo”, o “franquista”, o los derivados que se quieran hacer. Me hace mucha gracia cómo se habla de Franco como una amenaza presente. ¡Ojalá todas las amenazas fuesen así! Parece que la gente ignora el hecho de que Franco murió; de que el que quiera puede ir a bailar un chotis sobre su tumba. ¿Es posible el franquismo sin Franco? No veo cómo. Afortunadamente. Franco hizo cosas, algunas claramente buenas y muchas imperdonablemente malas. Tiempo tuvo. No voy a entrar a discutir la historia, pero el caso es que Franco hizo cosas. De lo que no se puede acusar a Franco, al menos que yo tenga noticia, es de ser un pensador, de crear un cuerpo de doctrina; un conjunto de ideas que reflejasen una manera de ver y organizar el mundo. Franco no fue Marx. Se puede hablar del marxismo, del keynesianismo, del maoismo, o incluso del tatcherismo como de algo presente, pero ¿tiene algún sentido hablar del franquismo en términos que no sean estrictamente históricaos? Yo creo que no.

La segunda palabra es “socialismo”. Me hace mucha gracia esa máxima de que Socialismo es Libertad. ¿¡Desde cuando!? El socialismo es una cosa que sigue jodiendo la vida a varios millones de personas por ejemplo en Vietnam o Cuba. Lo que se practica y defiende en España, afortunadamente, no es socialismo; es otra cosa. Será izquierdismo, progresismo, o si les apetece ultraísmo y así ya tienen un potentísimo himno de manos de Siniestro Total. Pero socialismo no es, leches. Afortunadamente, insisto. Recuerdo una conversación que tuve hará un año con un polaco (país del Bloque del Este por si alguien no se acuerda) en la que el tío se puso a contarme lo mal que estaba la política de su país, con un partido de los agricultores que abusaba de la credulidad e ignorancia de la gente y todo tipo de miserias alrededor. Yo le dije que España no estaba mucho mejor, y que por ejemplo el partido que estaba ahora en el gobierno se hacía llamar a sí mismo Socialista. Al hombre se le iluminó la cara: “¡Ja!” rió, “esos no saben lo que es el Socialismo…” Pues eso.

Llamemos a las cosas por su nombre. Estoy de acuerdo con aquel desaparecido Maragall que dijo aquello de que había que encontrar un nombre para España-sin-Cataluña. Muy bien por el señor, coño. Se le puso a parir, pero la verdad es que aquello en concreto era muy razonable. Otras cosas no tanto, pero en fin, el pobre hombre estaba lanzando un grito de auxilio y la gente se le ofendió. Sólo quería llamar a las cosas por su nombre. Uno podrá discutir el uso que hiciera de esa palabra, pero nunca molestarse porque la echara de menos…

Anuncios

Responses

  1. El mayor problema que tenemos los españoles es que somos muy brutos. Esta es nuestra seña de identidad y nítida muestra de lo que nos parecemos todos los ciudadanos en esta Expaña nuestra.

    Claro que cuando las palabras dejan de tener sentido se recurre al lenguaje de los signos y malo, malo, cuando a los españolitos nos da por hablar con las manos xD

  2. Sí pero no tanto. Los españoles, por más que muchos se empeñen en tratar de demostrar lo contrario, no somos diferentes de los demás. Lo que nos hace muy diferentes es el entorno. Nos hemos dotado de un sistema en el que los políticos obedecen a los partidos, en el que los medios les siguen el juego, y en el que por lo tanto no hay crítica (véase el estatuto de Andalucía, sin ir más lejos). En otros países es más o menos parecido, pero con todos esos condicionantes atenuados.

  3. Pues que quieres que te diga, muy razonable lo que comentas. Estos que hay ahora en el poder no son socialistas. Lo que son es una pandilla de progres gilipuas.

    Ahora bien, cuidadín con algunos, que quieren meter a periodistas en habitaciones en las que no haya estado de derecho que valga… Curioso, muy curioso…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: